x_Inu Yasha, Rumiko Takahashi


El título original de esta obra es Sengoku Otogizôshi Inu-Yasha, algo así como: “La fantástica historia de los reinos combatientes Inu-yasha”.


La historia

El argumento principal gira en torno a una adolescente de 15 años, japonesa por supuesto, de nombre Kagome. Es una estudiante normal que vive en un templo, en Tokio, con su madre, su abuelo y su hermano. Un buen día, la chica encuentra un pozo en el templo, en el que accidentalmente por culpa de un ciempiés. Afortunadamente, no sufre ningún daño, pero se encuentra con que ha viajado hasta el pasado, concretamente quinientos años antes de su época, a la Era Sengoku.

En este lugar, Kagome conoce a un extraño ser medio demonio, medio humano con características caninas, Inu Yasha (que significa Perro-Demonio), al que revive por accidente.

Este demonio se había apoderado, cincuenta años antes, de la “Joya de las cuatro Almas”, porque entre otras cosas, tenía el poder de convertirlo en un demonio completo. Pero una sacerdotisa, Kikyô, le quitó la joya y lo clavó a él a un árbol lazándole una flecha al pecho que lo dejó fuera de combate. Pero al llegar Kagome, ésta le extrae la flecha, rompiéndose el encantamiento.

Inu Yasha se convierte en el acompañante de Kagome en este mundo, él es hijo de un Demonio-Perro que dominaba las tierras del Oeste y su madre era aparentemente una princesa humana. A causa de este mestizaje, Inu Yasha no es aceptado por ninguna de las dos razas a las que pertenece, ni siquiera por su propio hermano, y además quedó huérfano siendo muy pequeño, lo que tampoco ayuda. Tiene un carácter gruñón, es muy arrogante, desconfiado y tiene muy mal genio, pero como no podía ser de otra manera, en el fondo tiene su corazoncito, y a veces demuestra ser más generoso y caritativo de lo que le gustaría aparentar.

Su mayor deseo es convertirse en un demonio completo, y para eso necesita la “Joya de las cuatro Almas”, una piedra mágica que se dividió en fragmentos, cada uno con distintos poderes, de manera que Kagome e Inu Yasha emprenden la búsqueda, antes de que la chica pueda volver a su época.

Tras todo esto hay una historia mucho más profunda, Kagome resulta ser la reencarnación de una sacerdotisa que no podía ser otra que Kikyô, la mujer que había atrapado a Inu Yasha en el árbol. Cuando Kikyô murió, fue incinerada con esta joya entre sus manos. En realidad lo que había ocurrido fue que Inu Yasha y Kikyô habían hecho muchos años atrás un pacto, por el cual, ella le entregaría la Joya para convertirse, no en demonio sino en humano y vivir juntos (sí, estaban enamorados, quién lo diría). Pero como siempre ha de ocurrir algo, Naraku, el enemigo de Inu Yasha, les engañó, haciendo que Kikyô le traicionara y le disparase la flecha que lo atrapó en el árbol en el que lo encontró Kagome.

Pero para complicar más la trama, Kikyô es revivida por una ogresa, que utiliza parte del alma de Kagome para devolverle la vida. Kikyô a partir de entonces sólo buscará vengarse de quien cree que la traicionó, Inu Yasha.

La misión de Kagome es la de responsabilizarse del cuidado de la Joya de las cuatro Almas, codiciada por todos los demonios, espectros, zombis, fantasmas y seres malvados que se van encontrando, entre los que podríamos contar con el propio Inu Yasha. Pero como la Joya se rompió en pedazos, se ve obligado a convertirse en un aliado en la búsqueda de los fragmentos, a los que se unen diversos compañeros como Shippou, Miroku y Shango.

Sin embargo, a lo largo de la historia, Kagome empieza a manifestar algunos poderes, como la capacidad para detectar cosas invisibles para los demás, y se convierte en una habilidosa arquera capaz de purificar todo el mal, añadiéndose además el hecho de que ha de llevar adelante su vida cotidiana en su propia época, a lo que se une sus sentimiento por Inu Yasha que no le facilitan la vida, precisamente. Sin embargo, no todo iban a ser problemas, y para regocijo de la chica, el collar que luce Inu Yasha, es parte de un hechizo de control que tiene sobre él, de manera que cuando ella dice “Osuwari” (sentado), acaba en el suelo.


El anime

Además del manga, Inu Yasha cuenta con una versión en anime, de aproximadamente 115 capítulos, de unos 25 minutos de duración y dos películas.


La autora

La autora de este manga es ni más ni menos que , una de las creadoras más reconocidas, ya no sólo en Japón, sino a nivel mundial, y al mismo tiempo una de las que más ejemplares de sus obras vende, con más de 100 millones de copias, sólo en Japón, de toda su obra.

Nació en 1957, pero esto de dibujar mangas no le atrajo hasta bastante tarde. Fue al entrar en la Universidad, cuando inició su andadura artística al ingresa en la Escuela Gekiga son-Juku, una famosa escuela de manga. Rumiko no destacó al principio por nada en particular, pero fue capaz de desarrollar un estilo propio y una narrativa muy característica, y al termino del curso encontró su vocación.



2 comentarios:

  1. No solo cuenta con dos películas, en total son 4 películas. La espada conquistadora, la batalla a través del tiempo, el castillo de sueños en el interior del espejo y fuego en la isla mística (todas las tengo en mi casa)

    ResponderEliminar
  2. @Anónimo: Cierto. Lo que pasa es que la reseña es antigua y, cuando la realicé, sólo existían dos. =)

    ResponderEliminar

Recuerda, ¡gracias a comentarios como el tuyo el blog crece!
Por favor, no hagas spam, ni pongas comentarios ofensivos.
Muchas gracias :)